IV Maratón de la CAF 2015 (MaratónCAF-Caracas), mi maratón número 36

“Al principio es muy difícil comprender que no se trata de vencer a los otros corredores. Pero con el tiempo aprendes que la competencia es contra esa vocecita interior que quiere que te rindas” George Sheehan

Tras haber finalizado la IV edición del Maratón CAF, los resultados de la organización del evento de talla mundial se pueden catalogar como una carrera con una organización de gran excelencia, la logística, atención hacia los corredores y la hidratación estuvieron más que satisfactorios, sin dudas que a pesar del clima inclemente, ya que en esta ocasión no tuvimos mucha suerte con el clima, sin embargo hay que reconocer que la carrera estuvo impecable

En cada 42k que participo aprendo algo nuevo, además, entre las cosas más interesantes de un maratón es que cada 42k es ÚNICO: incluso si vuelves a hacer el mismo maratón cada año, ninguna historia se repite, NUNCA sabrás lo que te vas a conseguir en él, ni mucho menos como te sentirás, por eso para mí el MARATONCAF2015, me dejo muchas lecciones.

Asimismo, siempre he respetado a TODAS las personas que corren un maratón, indistintamente, del tiempo que hagan, desde los sub-3 hasta los que hacen más de 6 horas; pero después de este domingo de veritas que me quito el sombrero ante todos ustedes, y es que correr este maratón en estas condiciones climáticas, sin dudas la más calurosa de las 4 ediciones, no es de locos es de héroes.

Con decirles que este maratón me hizo recordar el caluroso Maratón de Chicago del año 2007, donde más de 10.000 corredores no quisieron formar parte de la partida y adicionalmente casi 10.000 corredores no pudieron cruzar la meta ese año, porque en plena ejecución de la carrera, los organizadores del evento, tuvieron que tomar medidas extremas de suspender la prueba, con un clima muy parecido al de este domingo, para no poner en riesgo la vida de los corredores.

Así que amigos siéntanse felices, orgullosos y con la frente en alto, indistintamente del tiempo que hayan logrado. Quien no ha escuchado la frase que dice “El Maratón te humillará” con mucha sinceridad, en mi caso les confieso con mucha responsabilidad y humildad que hoy no solo sentí que el #MaratónCAF2015, me humilló, sino que me revolcó; fue una carrera muy difícil, en donde me sentí horrible; le pido disculpas a todos aquellos corredores que no pudieron contar con mi apoyo, como pacer de @soymaratonista, para guiarlos a la meta en busca de un tiempo estimado de 3h30, aunque, quiero que sepan que cada vez que los corredores asumimos esta responsabilidad de ser pacer, salimos al asfalto a dar lo mejor de cada uno de nosotros, apoyando a los corredores para que logren alcanzar sus sueños; solo que no somos maquinas, también somos humanos y padecemos las mismas inclemencias como ustedes.

Asi que, lo que sucedió hoy NO deja de tener méritos para celebrar y lucir con orgullo #MiMedalla36 alcanzada, indistintamente, que hoy logré el registro más alto en caracas en un 42k, desde que estoy corriendo. Sin dudas que llegar a la meta bajo estas condiciones climáticas fue un milagro de DIOS.

Voy a aprovechar para agradecer a todos los que durante la ruta nos auparon, nos apoyaron y nos acompañaron, además con sus mensajes y palabras de aliento, les envío un abrazo.

En cuanto al resultado de la carrera, no hubo ninguna estrategia diferente para la carrera, simplemente la idea era intentar mantener el ritmo conseguido durante el plan de entrenamiento, en ese sentido salir los primeros 5 km a un ritmo cercano a los 4:50 minutos por km, y, considerando que la salida del MaratónCAF es en subida y con un falso plano, quizás, esos primeros 5 kilómetros podrían estar muy cercanos a 25 minutos, de tal manera que había que intentar controlar la adrenalina, el entusiasmo, la euforia y la emoción para no salir o ir más rápido al inicio de la carrera.

Los primeros 10 km salieron por debajo de los 50 minutos (49:15), pasando el medio maratón en 1h44:47, acá pretendía llevar unos tres minutos menos, para poder compensar el tiempo que se pierde en la segunda mitad, sobre todo en la Av Francisco de Miranda, ya que, en esta zona el MaratónCAF tiene una fama terrible y merecidamente ganada, por sus elevados y subidas, porque a esa altura (33km), encontrarse con semejante obstáculo, es para muchos corredores francamente desmoralizante.

Los 30km lo pasamos con un parcial de 2h32:42, sinceramente acá comencé a sentir los embates del calor y la humedad, supe que ya no podía mantener el ritmo de 5 minutos por kilómetro, viéndome en la obligación de disminuir el ritmo, pasando los 40km en 3h42:06, cruzando la meta con un tiempo final de 3h55:34

Uno de los momentos más memorable de este 42k, fue correr los últimos 6km con mi amigo Ernesto Linzalata, acompañándonos y dándonos animo durante esos últimos kilómetros, esté apoyo mutuo fue fundamental para llegar a la meta.

Creo que eso es esencial en un 42k, más allá que una marca que lograr, disfrutar con los amigos los logros, apoyarse y ver a los corredores amigos llegar felices a la meta.

Simplemente la llegada fue uno de los momentos más emocionante del MaratonCAF, entre ellos la imposición de la medalla por parte de una querida amiga del Parque del este, Yanetcita, quien estuvo de voluntaria en el evento, además de ser una de las corredoras más querida y apreciada del parque,

Quedo con muchas ganas de volver a participar, CADA AÑO ES MEJOR LA ORGANIZACIÓN Y LA LOGISTICA, además, crece mucho la cantidad de gente apoyando en la calle y cada vez son más los corredores que se animan a correr la distancia de los 42k, este año 1.989 corredores cruzaron la meta, eso siempre es un buen incentivo que nos motiva a mantenernos activos, así que el año que viene iremos por la revancha.

Por último, comparto con ustedes parte de mi aprendizaje en esta carrera:


“El desgaste y las caídas se aprovechan para crecer, aprender y entender que en el MaratonCAF2015 hubo ganancia de humildad suprema” Ramón Mena

Maratón Reto Goofy (Goofy’s Race and a Half Challenge), mi maratón número 35

Si hay una medalla que nunca olvidaré será #MiMedalla35, y no porque haya hecho un excelente tiempo, ni porque haya mejorado mi marca personal (PR), simplemente porque después de 4 intentonas fallidas para correr un maratón, al fin, fue en el 5to intento cuando logré concretar mi participación en un 42k, se trata del Goofy’s Race and a Half Challenge (Disney), además, porque vi interrumpida una cadena de muchos años seguidos corriendo al menos un maratón en un año.

Y, es que lamentablemente los intentos que hice para correr durante este tiempo, a pesar de estar inscrito, en los maratones de Buenos Aires (octubre 2013), CAF-Caracas (febrero 2014), Boston (abril 2014) y New York (noviembre 2014) no se pudieron concretar.

Uno de ellos (CAF-Caracas) por las protestas que se originaron en el país desde febrero del año 2013, por la grave crisis política y social que se vivió en ese año, estos sucesos obligaron a los organizadores de la CAF posponer el evento hasta abril del 2014. Y, los otros tres porque, lamentablemente, a los venezolanos se nos ha hecho cada vez más difícil y cuesta arriba conseguir divisas y boletos para viajar al exterior, sin hablar de la forma estrepitosa como se dispararon los precios de los boletos aéreos.

A la luz de este panorama de crisis económica y escasez, resulta insólito e increíble que para los venezolanos sea más fácil conseguir, a través del sistema de lotería, un cupo para correr los maratones de New York, Londres, Boston, Chicago, Tokio y Berlín, que conseguir un boleto aéreo para viajar a esas ciudades.

Una muestra de ello es el análisis comparativo, con relación a la disminución de la participación de los venezolanos en el exterior y específicamente en ese maratón, que hace nuestro querido amigo Ernesto Linzalata, en el siguiente link: Siete venezolanos finalizaron el Maratón de Disney

Ya de regreso en mi casa y reflexionando, un poco, sobre lo que fue mi experiencia y participación en mi segundo Goofy’s Race and a Half Challenge, llegué a las siguientes conclusiones: Primero: este reto deben hacerlo, al menos una vez en su vida, todos los maratonistas, inclusive ahora que hay un reto mayor llamado Dopey Challenge, se los recomiendo ampliamente, donde los participantes deben correr 5Km el jueves, 10K el viernes, 21km (medio maratón) el sábado y 42km (maratón) el domingo, obteniendo en total 6 fabulosas medallas, que recompensan el esfuerzo realizado por correr 78 kilómetros en 4 días; por tal motivo, desde ya les confieso que seguramente estaré participando en este Challenge, DIOS mediante, en el año 2020, año en que se cumple el décimo quinto (15°) aniversario del Reto Goofy. Segundo: debo admitir que en términos generales, esta prueba satisface las expectativas de todo el que la corre, su organización, ambiente, entusiasmo, sus franelas y medallas -las mejores del mundo- hacen que los corredores vivamos momentos inolvidables. Disney sabe hacer su trabajo, entretener desde los más chicos de la casa hasta a los más grandes, Tercero: debo reconocer que ir a Orlando a competir en dos pruebas (63Kms) y regresar en tan sólo 4 días es súper exigente y agotador, ya que prácticamente no se descansa absolutamente nada.

A continuación una bitácora de lo que fueron estos cuatro días:

DIA 1: me desperté a las 2 de la am, ya que mi vuelo rumbo a Miami, salía a las 7 am y debía estar en el aeropuerto 3 horas y media antes para el chequeo, después de llegar a Miami tuve que manejar desde el aeropuerto hasta la ciudad de Orlando, llegando a la misma a las 4:00 pm, hora en la que decidí irme directo a la expo a buscar el material.

DIA 2: Me desperté a las 3:30 de la madrugada, una vez alistado me fui a Epcot, lugar donde se da la partida del medio maratón, y a diferencia de la experiencia anterior, al llegar al estacionamiento decidí quedarme dentro del carro para no desgastarme afuera con el frio. A las 5:00 am me dirigí trotandito hasta el corral A, logrando entrar al corral justo cuando se dio la partida de los discapacitados (5:35 am), cinco minutos más tarde saldríamos nosotros. La estrategia de la carrera era mantener un paso de 5 minutos por kilómetro, para conseguir un tiempo de 1h45.

Durante los primeros 3 km y en la medida que iba entrando en calor aumentaba el ritmo en la carrera, hasta sostener un paso de 5’ por kilómetros. Si hay algo que me volvió a llamar poderosamente la atención, es que la ruta de la media maratón se desarrolla prácticamente por los estacionamientos de los parques y por las vías que comunican al complejo de Disney, exceptuando la entrada al Magic Kingdom, para bordear el arbolito de navidad, pasar por debajo del castillo y salir inmediatamente del parque, de veras que considero que siendo un evento y espectáculo de Walt Disney World, deberían sacarle mayor provecho a esta ruta, realizándola dentro de los parques y permitir que los corredores de la media se disfruten con la vista las instalaciones y los espectáculo de Disney, como en el maratón.

Llegando al kilómetro 19, me percaté que si apretaba el paso un poco, podía estar cerca de 1h45 min, por lo que decidí rematar pasando esos dos últimos kilómetros en 9’, lo cual me permitió hacer un respetable tiempo de 1h45 nada malo considerando que al día siguiente nos tocaría la prueba fuerte (42k).

Este resultado me hizo sentir muy contento, ya que ese es el paso que debo sostener, durante toda la carrera, en el MaratónCAF2015, para lograr un tiempo deseado de 3 horas 30 minutos y así clasificar para el Maratón de Boston.

Al llegar a la meta recibes la medalla (Pato Donald) alegórica al medio maratón “Walt Disney World Half Marathon Medal 13.1 miles Donald Duck WDW” con tu respectiva foto; enseguida me fui al carro, para irme el hotel y así aprovechar parte de la tarde para hacer algunas compras. Es importante resaltar que la carrera se realiza, prácticamente a oscuras toda la ruta ya que el amanecer se produce prácticamente cuando llegas a la meta.

DIA 3: Otra vez a madrugar, me levanté de nuevo a las 3am, desayunando un sándwich y un poco de café, me alisté y salí inmediatamente al punto de la partida, de verdad que me sentía un poco cansado, por lo que decidí tomarme el maratón con calma y disfrutarme la carrera sin presión, de tal manera que salí a un ritmo bastante conservador, tomando el maratón como un entrenamiento largo y disfrutándome la ruta con sus personajes.

Lo importante para mí era mantener el mismo paso desde la salida hasta la llegada. En la medida que iba amaneciendo la ruta se iba desarrollando por las vías que comunican a los parques e ingresando y saliendo a cada uno de los cuatro parques temáticos, que integran el complejo de por los cuatro parques temáticos de Walt Disney World: Magic Kingdom, Epcot, Disney’s Animal Kingdom y Disney’s Hollywood Studios.

A pesar que después del amanecer, el cielo estaba despejado con un azul intenso y soleado, el frío se podía sentir más rudo que el día anterior, el clima estuvo en 3° C. Reconozco que la ruta del maratón es mucho más divertida que la de la media maratón, ya que disfrutas y recorres todas las instalaciones del complejo Disney, y en especial me gustó mucho los últimos kilómetros, ya que recorres una serie de países con muestras de su cultura, gastronomía, costumbres, etc, cada uno con representación de su arquitectura en sus respectivos edificios, como una  representación de las grandes ciudades del mundo y lo más divertido es que en cada parque te encuentras con todos los personajes de Disney, música y trompetas, alentando a los participantes de una manera única y especial.

De hecho, no es de extrañarse ver a grupos de corredores detenerse al costado de la ruta para tomarse fotos con sus personajes favoritos. Además me pude percatar que muchos corredores se suman al espíritu festivo corriendo con sus disfraces, para rendir homenaje a sus películas favoritas de Disney y a los personajes de los parques

Durante toda la carrera me sentí muy bien, gracias a DIOS pude mantener un paso entre 5 y 5:30 por kilómetro, logrando cruzar la meta con 3h39:46.

Al llegar a la meta sentí una inmensa emoción al recibir por segunda ocasión, la tan codiciada, tercera medalla (Goofy). A diferencia de la edición anterior, donde te daban un brazalete el día sábado como señal que habías participado en los 21km, el cual te permitía accesar al túnel donde te imponen la medalla del Reto Goofy, en esta ocasión los organizadores validaban tu número en un monitor con una foto, para cerciorarse que ciertamente era uno quien había hecho los 21k el día anterior.
 
De ahí me fui a tomar unas fotos en las afuera de Epcot, para luego dirigirme al hotel, irme a almorzar y regresar de nuevo al hotel para dejar todo listo, ya que debía levantarme a las 2 am para regresar a Miami por autopista, para tomar al día siguiente mi vuelo a las 7:00 am vía Caracas. De veras que fueron cuatro días intensos, agotadores y exigentes.

Una de las cosas que me pude percatar es que en este maratón el 70% de los participantes no son maratonistas, son personas en su mayoría americanos, que van a disfrutar la carrera, caminado y tomándose fotos con todos los personajes durante todo el trayecto de la carrera. Así que este no es un maratón para ir a buscar buenos tiempos, ya que hay mucho entretenimiento, diversión, espectáculos y show durante gran parte del recorrido, además que la ruta tiene muchas subidas, bastantes recodos, varios caminos angostos, sobre todo dentro de los parques.

Sin duda alguna, las medallas del Reto Goffy y en especial la de esta edición, por su décimo aniversario, son unas medallas de inigualable belleza y calidad, son un magnifico trofeo entregado, al corredor, como un reconocimiento al esfuerzo extra que representa correr 63 km en dos días.

Y es que, la medalla Goofy que reciben, sólo, los corredores que cruzan la meta del Maratón Disney, después de haber realizado la Media Maratón el día anterior, lleva implícito un mensaje, y tiene una razón de ser, más que entregar una presea y de cumplir con el protocolo usual de todos los maratones del mundo, conlleva el mensaje del premio al esfuerzo, al sacrifico y al triunfo después de haber superado límites corriendo 63 km en dos días, y la figura principal es Goofy.

Para el comité organizador existe la convicción de que quien realiza ambas carreras, (63km) es un triunfador, sin importar si llegó de primero o de último lugar. Por tal razón la codiciada tercera medalla de Goofy, sólo, les es entregada celosamente a aquellos corredores que logren hacer la Media Maratón el día sábado y la Maratón del día domingo.

A diferencia de la primera vez cuando la corrí, el control consistía en un brazalete plateado con el que corrias el, (que te entregan en la expo junto con tus dos números, dos chips y tres franelas manga largas), ese brazalete te permitía entrar por un embudo especial al llegar a la meta en la media maratón, para luego ser cambiado inmediatamente, ese día, por uno azul, el cual les permitirá a los organizadores comprobar tu participación en ambos eventos, al finalizar tu maratón el día domingo. En esta oportunidad los números venían alegóricos al evento, es decir decían Reto Goofy.

Yo en lo particular ahora recomiendo ampliamente, correr las 4 carreras, es decir, quien tenga intenciones de correr algún día el Maratón de Disney, debe prepararse y hacer el esfuerzo para correr las 4 carreras, porque una vez que estés allá, te enteres el día domingo y veas a todos los corredores del Dopey Challenge, exhibiendo orgullosamente sus seis medallas, lamentaras fuertemente no haber corrido estas carreras, creo que en algún momento todos los corredores de 42k deben decidirse a correr El Dopey Challenge, como una meta o un logro personal.

Además, este evento es una hazaña, ya que todos los que somos corredores de 42k, sabemos lo que significa correr un maratón, y sabemos que para lograrlo hay que entrenar y dedicar tiempo para poder desarrollar la capacidad física que nos permita llegar en buena forma a la meta, de la misma manera sabemos la ceremonia que realizamos, particularmente cada uno, en cuanto a la alimentación, hidratación y descanso que debemos tener el día anterior al maratón, imagínense salir a correr una maratón (42k) con 21 km en las piernas del día anterior, por tal motivo para alcanzar la hazaña de obtener las seis medallas del Dopey Challenge, se debe entrenar con disciplina, inteligencia y entrega, para evitar lesionarse o sufrir con dolores en ambas pruebas.

Los corredores, sabemos que esa capacidad se construye con esfuerzo, dedicación y en muchos casos con grandes sacrificios. Sabemos que al igual que nuestra medalla obtenida en un 42k, esa capacidad no se compra con dinero. Se construye poco a poco y se gana con esmero y entrenamientos.

Es por eso, que todos los que cruzan la meta de la Media y del Maratón de Disney, sienten una sensación y emoción indescriptible, por esa razón son grandes triunfadores y merecedores de la tan codiciada tercera medalla, así mismo, quienes hacen el Reto Goofy y el Dopey Challenge, son un ejemplo testimonio de la constancia y de la victoria.

Finalmente, la recomiendo hacer ampliamente el Dopey Challenge, de hecho para asegurar tu cupo, debes registrarte con anticipación, ya que hoy en día los cupos en los maratones internacionales se agotan rápidamente, y este maratón cada día gana más adeptos.
Acá te dejo el link, para que realices pronto tú registro. Si necesitas aclarar alguna duda, estoy a tus órdenes. Goofy’s Race and a Half Challenge (Disney)



Maratón de Río de Janeiro (Maratona Caixa da Cidade do Rio de Janeiro), mi maratón número 34

Haber participado en el Maratón de Rio de Janeiro ha sido para mí una experiencia inolvidable y diferente a los 33 maratones anteriores en los que he participado, Primero: porque cuando decidí correr este 42k sólo faltaban 6 semanas, para la prueba, lo que significaba que debía enfrentar esta meta con un entrenamiento de tan solo 5 semanas, sabía que no era una tarea fácil, considerando lo exigente que representa enfrentar este tipo de prueba, además que venía de estar tres meses parados sin correr motivado a que dedique parte de este tiempo en enfocarme a solucionar un problema personal relacionado con la adquisición de nuestro nuevo hogar. Segundo: El Maratón de Rio de Janeiro a diferencia de la mayoría de los maratones rompe con el formato de correr a través de las principales calles y atractivos turísticos de las ciudades, ya que más del 90% de su recorrido se desarrolla por la orilla de sus costas, sin dudas que es un espectáculo para los corredores que nos encanta el paisajismo.

Río es una ciudad que vive en función del mar, las costumbres y la vida de la gente están estrechamente ligadas a sus playas, los cariocas, personas nacidas en Río, no llevan toallas a la playa, prefieren alquilar sillas y sombrillas a los vendedores que también suministran bebidas frías como caipirinha, cerveza o agua de coco.

Como probablemente ya saben, Río de Janeiro fue elegida por el COI como sede de la Juegos Olímpicos de 2016, y será la primera ciudad sudamericana en ser sede del evento y la segunda en América Latina, 48 años después de la Ciudad de México quien organizó los JJOO en 1968.

El Maratón de Rio de Janeiro se corre a través de calles de la ciudad a partir de Recreio dos Bandeirantes, zona ubicada al oeste de la ciudad, con una una playa de aproximadamente 2 kilómetros de extensión, de arenas blancas; terminando en Flamengo, con una fantástica ubicación, en los márgenes de la Bahía de Guanabara y el Parque do Flamengo.

A las 5:30 am tome un taxi desde mi hotel cerca de Copacapana hasta el lugar donde se encuentra la línea de llegada (Parque do Flamengo), acá se toman los autobuses oficiales del evento, que nos llevan al sitio de salida en Recreio, para luego recorrer las zonas de Barra da Tijuca y Sao Conrada, en la ruta de las playas de Leblon, Ipanema y Copacabana, para concluir en la línea de meta en Flamengo, donde te puedes dar un rico baño en las aguas frías de esta playa.

Nuestro autobus salió a las 5:30 de la mañana y llegó después de mas de una hora de recorrido, recorriendo la ruta practicamente del maratón en sentido inverso.

Son muchas y muy diversas las playas que podemos disfrutar durante el trayecto, pero todas ellas tienen una característica común, su increíble belleza, con la Serra do Mar en aumento hacia el interior desde la costa fabulosa de Río, este paisaje con los océanos a su derecha y las montañas a la izquierda, hacen, sin duda, que la ruta de este maratón sea unos de los más hermosos en los que he participado.

Pasas, por Leblon, sus aguas no son aptas para meterse y por lo tanto no es tan frecuentada como las otras playas, pero posee un recorrido muy extenso que la hace ideal para caminatas y practicar deportes. Ipanema, en la lengua tupiguaraní significa agua peligrosa, sin embargo, es uno de los lugares adorados por los surfistas. Arpoador, esta bella playa de Río de Janeiro separa a Copacabana de Ipanema, solamente posee una faja de arena de 500 metros, pero desde ella se pueden apreciar los mejores amaneceres. Su nombre recuerda a épocas en las que lo habitual era arpoar, es decir, la caza con arpón de ballenas que venían al sur en busca de aguas más cálidas. Hoy en día las ballenas han buscado otros refugios debido al gran movimiento de surfistas.

Y, Copacabana, la más famosa de todas las playas, posiblemente no solamente de Río, sino del mundo entero, tiene una longitud total de 4 Km (si incluimos la playa de Leme). Aquí podemos encontrar a gente jugando al fútbol o al volibol a cualquier hora del día. Copacabana simplemente deslumbra por si sola. Se destaca en ella la hermosa rambla de la Av. Atlántica, a modo de mosaico con piedras portuguesas blancas y negras formando olas.

Es importante destacar que hay corredores que la monotonía de la vista los agobia, así como hay otros que necesitan escuchar música para hacer más llevaderos los kilómetros, en mi caso, hasta ahora en mis 34 maratones completados no he sentido la curiosidad ni la necesidad de correr escuchando música, inclusive ni en los entrenamientos, yo no soy muy partidario de escuchar música mientras se corre, creo que uno de los motivos por los que me gusta correr es porque me permite encontrarme conmigo mismo, meditar o poner la mente en blanco, pensar en mis cosas o hacer ejercicios de retrospección, planificar mis próximas metas, ordenar mis ideas, desconectarme, ver todo lo acontece a mi alrededor mientras corro, liberar el estrés, concentrarme en superarme a mí mismo, a estar sólo horas y horas con mis propios pensamientos, en fin, son tantas las cosas que se puede disfrutar y pensar mientras se corre, que ese especio me lo tomo exclusivamente para mí.

Además, eso me ha ayudado a crecer, aprender a no rendirme ante las dificultades y los problemas, a valorar más la vida y la familia que tengo, aprender a andar con el dolor y sobre todo a sentirme vivo, porque puedo sentir, disfrutar y activar mis cinco sentidos.

Soy de los que piensa que si escucho música, quizás no lograré concentrarme, disfrutar y enfocarme en todas esas cosas a las que he mencionado anteriormente, y quizás mucho menos conseguir concentrarme para llegar a la meta. Además, la música impide que puedas "escuchar" tus sensaciones, el ritmo de tu respiración, tus pulsaciones, la pisada, el saludo de otros corredores, el grito y la bulla de los espectadores aupándote, los que gritan tu nombre, etc.

Adicionalmente, estos momentos de placer, exaltación, concentración y meditación se puede entrar en contacto con DIOS, así que ¿qué esperas para darte una oportunidad y vivir esa experiencia?. En cualquier caso, esto es algo muy personal y, si crees que rindes mejor escuchando tu música favorita, entonces síguele dando play a tu iPod.

En otro orden de ideas, a pesar que estaba consciente que no tenía un entrenamiento, ni siquiera base, para buscar una estrategia de carrera, los resultados obtenidos durante esas 5 semana me permitían hacer una proyección de tiempo entre 3h30 y 3h40, así que desde el primer kilómetro de la prueba salí a buscar un ritmo cercano a los 5 min por kilómetros, es decir a una velocidad de 12 km/h, los primeros 5 km los pase en 25 minutos, y con buena sensación lo que me permitía soñar con lograr un tiempo de 3h30, los 10 km los pase en 51 minutos, y a a medida que iba avanzando la prueba sabía que no iba a poder mantener este ritmo durante los 32 km restantes, por lo que decidí olvidarme del tiempo y dedicarme a disfrutar de la vista y del paisajes que ofrecen los morros y las playas de Río de Janeiro. 

En cuanto a la ruta, los primeros 10 km se desarrollan en un falso plano, adicionalmente, este trayecto se torna un tanto incómodo para los corredores, ya que cada 400 metros aproximadamente se encuentran reductores de velocidad conformados por dos barreras, una de adoquines seguida de otra de ojos de gatos, bastantes pronunciados, lo que hace que cada vez que te aproximes a ellos dediques parte de tu atención concentrada en evitar una mala pisada, a esto se le suma un poco la molestia del sol que te pega de frente en la cara, por lo que es conveniente y recomendable correr con lentes y gorra.

Una de las novedades por cierto que más me gusto de este maratón fue el uso de bolsa de Gatorade (de 400 ml) bien frías, estilo chupi, Guao!!! De verdad que todos los maratones del mundo deberían de COPIAR este formato que le facilita al corredor su ingesta de una manera más cómoda, y desde acá invito a todos los corredores del mundo para que se hagan eco de esta idea y la participen o la propongan a los diferentes organizadores de maratones en las que participan para que se propague de manera exitosa

De hecho cada vez que me aproximaba a un punto de Gatorade mi alegría se desbordaba, ya que las ingesta del líquido frío me refrescaba y sentía como reponía inmediatamente los fluidos, además que eso me daba confianza y seguridad en contra de los calambres, ya que a pesar de la sudoración producida por el incremento del calor, a consecuencia de la temperaruta de ese día, según algunas publicaciones y amigos Runners ese día la temperatura llegó a 35 grados centígrados, se minimizaban por la ingesta de Gatorade.

Desde un primer momento, la ruta impresionó mis sentidos, si bien iba concentrado en mi carrera y en mantener un ritmo sostenido, resultaba difícil no llenarme los ojos con aquel escenario único, de un lado el mar y la playa, y del otro, montañas exhuberantes.

Tal como les comenté anteriormente, recorrimos la zona costera de Recreio, Barra de Tijuca, Sao Corrado, Leblón, Ipanema, Copacabana, Botafogo y Flamengo, un trazado con vistas maravillosas, con el mar como compañero prácticamente durante todo el recorrido. Poco a poco el calor se hacía sentir y el sol inundaba cada rincón.

Cada 3 km recibíamos hidratación fresca y de una forma muy práctica para consumir sin derramar el líquido. Fui tomando agua en cada puesto, bebida deportiva e incorporando un gel de carbohidratos cada 45 min.

El medio maratón coincide justo con el punto de partida del medio maratón de Río de Janeiro que también se realiza ese día, saliendo media hora antes del maratón, al pasar por acá con un registro de 1h47, y aún con buenas sensaciones, intente apretar un poco el ritmo a ver si me metía de nuevo en la intención de hacer al menos 3h30.

En el km 23 se pasa por un túnel como de un kilómetro de largo, en este trayecto es donde más se siente el calor, todo esto sumado a que la temperatura ya marcaba 30°; luego en el km 27 te enfrentas a la parte más exigente del recorrido, una subida bastante pronunciada, la ruta en sí tenía dos grandes subidas, una en el km22 (Elevado do Joá) y otra del kilometro 27 al 28 (Avenida Niemeyer).

A pesar que ese día de la carrera los relojes ubicados en la vía, que marcaban la hora y la temperatura, iban anunciando como la temperatura se iba incrementando poco a poco hasta llegar a 31 grados centígrados, sin embargo, correr en Río de Janeiro en comparación a otros lugares de playas, es ventajoso y diferente porque no se siente la humedad ni lo pegajoso.

Superada esta subida entramos a la costa de Leblón e Ipanema, lugar que ya habiamos visitado y donde nos habíamos bañado en la playa lo días anteriores, a pesar del calor en los últimos kilómetros, es alentador encontrarte con una gran cantidad de personas apoyandote al entrar a las playas de Lebron, Ipanema y Copacabana, aunque correr practicamente al ras de playa distrae la vista y la mente.

Ya había superado el km 32 y llegando a Copacabana Av. Atlántica km 35, las sensaciones seguían siendo muy buenas a pesar que el calor se hacía sentir, físicamente me sentía bien, mi espíritu de maratón se mantenia intacto y mi cabeza puesta en el objetivo. Las ansias por llegar y la adrenalina me mantenían siempre atento y concentrado para no decaer.

De pronto, levanto la vista y veo el cartel que indicaba el km 40, faltaba muy poco y la gente se apostaba en los costados a alentar y a apoyar a los corredores. Cuando alcancé el km 41 apuré el paso en forma progresiva, pasaban los metros y con las voces de aliento del público volví a acelerar hasta hacer un sprint final.

Miré mi reloj y no lo podía creer 3h37m, una enorme satisfacción y alegría se apoderaron de mi alma y cuerpo cansado, pero rebosante de felicidad, objetivo más que cumplido y expectativas ampliamente superadas, es inexplicable y único eso que uno siente cuando cruza la meta, no importa el tiempo ni la distancia recorrida, para nosotros los maratonistas correr es ganar, es superarse, es crecer, es desafiarse, es libertad y amor incondicional.

Por eso, correr es una parte importante de mi vida, cuando participo en un 42k, me transporto, me olvido de todo y logro una conexión única conmigo mismo. Amo correr, es así y no puedo evitarlo, me gusta exigirme, plantearme nuevos objetivos, entrenar con garra y ponerle siempre toda la pasión.

Ya para finalizar, Río de Janeiro es un destino ideal para esos corredores que les gusta correr y hacer turismo, como recomendación para hacer de unas vacaciones placenteras, es ideal visitar y conocer Búzios al igual que las cataratas de iguazu, sin dudas dos destinos que le dan un plus a tus vacaciones.

Río es una ciudad que inmediatamente te atrapa por la belleza de sus playas y por sus principales atracciones turísticas (Pan de Azúcar, Corcovado, Copacapana, Maracana, etc). El sistema de transporte es perfecto, hay líneas de autobuses para todos los destinos, además, el metro te permite llegar al menos a todos los sitios de gran interés.

A Búzios se llega en autobus, lo ideal es quedarse en una posada dos o tres días, es un lugar apartado del bullicio, con gente bastante calidad en su atención, con muchas playas hermosas y con diferentes opciones, en mi caso tuve la maravillosa oportunidad de conocer a un taxista, quien se encargó de simplificar y hacer de nuestra estadía más placentera, fue el encargado de buscarnos al hotel y de llevarnos a cada una de las playas que visitamos

En relación a Iguazú, Guao!!! ¿Qué les puedo decir? Yo he tenido la bendición y la maravillosa oportunidad de ir al Salto Ángel 14 veces, creo que es el lugar donde existe la mayor fuente de energía, sin embargo conocer las exuberantes Cataratas de Iguazu, desde el lado de Argentina como del lado de Brasil te dejan sin aliento, es algo increíble que no tienen comparación alguna, por algo fueron elegidas dentro de las 7 maravillas naturales del mundo.

III Maratón de la CAF 2013 (MaratónCAF-Caracas), mi maratón número 33

Si hay algo que nos tiene contento a los corredores venezolanos, y en especial a los caraqueños es lo bien organizado que se muestra esté 42k, en tan solo tres ediciones, de verdad que cada año mejoran los detalles, me hizo sentir muy feliz y contento la expo, y, el despliegue, la logística y la excelente organización de este 3er Maratón de la CAF.

En otras palabras, estamos hablando de una sorprendente organización jamás vista en un 42k en Venezuela, al parecer todo indica que vamos hacia la consagración de uno de los mejores maratones de Sur América. En ese sentido voy aprovechar para  felicitar a los organizadores por tan excelente maratón, para ellos mi reconocimiento, gratitud y mi gran apoyo incondicional, en especial al amigo y maratonista Luis Enrique Berrizbeitia, quien es el director del maratón y vicepresidente ejecutivo de CAF. Para ellos mi reconocimiento, gratitud y gran apoyo incondicional. Y, desde ya cuentan con mi participación segura para los próximos 42k, apoyando lo nuestro. Tengo la certeza que los organizadores estarán dando lo mejor de lo mejor de cada uno de ellos, para hacer de este evento un maratón de categoría mundial.

Que diferencia cuando la organización de un maratón es manejada por gente que conoce y sabe de las necesidades y exigencias de los corredores, sin dudas que el esfuerzo y la logística de los organizadores se noto durante ese fin de semana de la carrera. Y, es que a pesar de ser un 42k duro, los maratonistas caraqueños estamos felices de poder contar con un maratón de altura, en nuestra propia ciudad y poder sentir esa emoción, ese sentimiento de correr junto a nuestra famila y a miles de amigos y atletas venezolanos, en nuestras calles y lo más importante en nuestro país. Y, en vía de posicionarse como el mejor maratón de América Latina.

En cuanto a su nivel de exigencia, sin dudas, este 42k tiene una topografía súper exigente, los que ya lo han corrido y conocen la ruta, el clima, la humedad y las condiciones a las que hay que enfrentarse, saben para hacer un buen tiempo en esta prueba de alta resistencia es difícil, por más preparado que te encuentres.

A continuación comparto con ustedes los trayectos más exigente de esta ardua ruta:

El maratón se inicia prácticamente con una leve subida y un falso plano paralelo a las Torres de El Silencio, hasta el Calvario. Durante este tramo de 3 km, es importante que los corredores mantengan un paso controlado.

Al final de la Av. San Martin (km 7), nos enfrentamos a la subida de Bella Vista, la inclinación de esta subida y las malas condiciones de la calle (huecos y agua) son los primeros escollos con los que se encontrarán los corredores.

Del kilómetro 13 al 14, nos encontramos con una de las subidas más fuertes, se trata de la Roca Tarpeya. Lo bueno es que el tiempo que se pierde acá se recupera en la bajada de la Av Victoria, así que la recomendación es entrarle con calma.

En el km 19, viene una subida de gran elevación, el puente de los Estadios. Igual en este trayecto hay que tener mucha atención con las alcantarillas que se encuentran debajo de los estadios.

En el km 26 nos encontramos con la subida del puente que da hacia el Hotel Eurobuilding.

Km 33, la subida “rompe corazones” al ingresar a la Av. Francisco de Miranda desde la Av San Francisco, nos enfrentamos a una subida con una longitud de casi 2 km, con inclusive dos elevados (Los Ruices y Los Dos Caminos) y con la desventaja que en esta etapa nos encontramos justamente la famosa pared.

Ya para finalizar en el km 41, muy cerca de la llegada, viene la última subida debajo de la Fuente de Plaza Venezuela. A pesar de ser corta los corredores ya vienen exprimidos al haber superado casi todo el recorrido.

Ese fin de semana se pudo observar un record de participación en un 42k en Venezuela, de los 2400 atletas que aceptaron el reto, 1.603 cruzaron la meta de este 42K. Vale decir, que para el próximo año los organizadores piensan duplicar esa cifra, ya que tienen previsto que al menos 4 mil participantes estén en la línea de salida. Es de destacar el crecimiento que ha tenido este MaratónCAf desde su primera edición en 2011 con 3.500 inscritos, 5.800 en 2012, hasta alcanzar los más de 8.100 inscritos en la edición de este año. De los más de 8.100 inscritos, 71% corrió el medio maratón y el 29% el maratón completo.

La salida se mantuvo en el Paseo Colón a la altura del Parque los Caobos, para luego buscar la Avenida Bolívar hasta empalmar por la Avenida Sur 6 con las escaleras del Calvario y la Plaza O'Leary; continuó por la Avenida San Martín  hasta conectar por el Puente de los Leones y la Avenida O'Higgins con la Redoma de La India, donde empalmó con la Avenida Páez del Paraíso; siguió por Roca Tarpeya con conexión a la Avenida Fuerzas Armadas hasta desembocar en la Avenida Presidente Medina (Victoria) y luego empalmar con el Paseo Los Ilustres hasta llegar a los Próceres.

A diferencia del primer año, cuando se retornaba en los Monolitos, ahora los corredores del Maratón llegaron hasta el Patio de la Academia Militar, para regresar nuevamente por el Paseo Los Ilustres, pasando frente a la UCV y los estadios universitarios hasta la Avenida Las Acacias con Casanova, hasta llegar al Rosal, donde empalmó con la Avenida Principal de Las Mercedes hasta conectar con la Calle La Guairita y llegar por Chuao a la Avenida Río de Janeiro.

Siguiendo por esta avenida hasta el distribuidor Macaracuay, donde giramos hacia la Avenida San Francisco hasta encontrarnos con la Francisco de Miranda; hasta conectar con Chacaito y la Av francisco Solano López, desde donde empalmamos con la Avenida Las Acacias y la Gran Avenida para regresar a Plaza Venezuela  y terminar el trazado en el Paseo Colón frente al Parque Los Caobos.

En relación a mi participación, debo admitir que sentí una GRAN responsabilidad en el momento que acepte el compromiso para ser el pacer de las 3h30, sobre todo porque sabía que apenas había transcurrido un mes de haber corrido el Maratón de Disney en 3h20. Además que, como ya les habia comentado,  correr en Caracas un 42k es muy exigente por el clima, la humedad, la altura y sobre todo por esta ruta que tiene sus partes complicadas, sin embargo, soy de los que piensa que debemos seguir apoyando a través de nuestra participación esté tipo de eventos, principalmente para quienes somos amantes de los maratones. Ya que, que sabroso es correr en ciudades como New York, Chicago, Berlín, Boston, etc, pero Venezuela es nuestro país, así que los invito a seguir apoyando estos eventos de largo aliento.

Lo cierto del caso es que por segunda ocasión sentí que la ruta no es nada fácil, sobre todo los últimos 7 kilómetros, es increíble cómo se resiente el cuerpo al llegar a la Av. Francisco de Miranda, y esto lo digo porque justo cuando pasamos el kilometro 35 íbamos con una proyección exacta, tal cual como lo habíamos planificado, pasar cada kilómetro en 5 minutos, tal como lo pueden observar en la foto del certificado pasamos por acá ( km 34) con un parcial de 2h50:05.

A pesar que las cosas no salieron como la esperaba disfrute mucho mi segunda participación en este 42k de la CAF, logrando hacer un tiempo de 3h37:53, la carrera estuvo bastante bien, full agua durante todo el trayecto. Sin embargo, se nos hizo muy difícil, con esta humedad y este calor alcanzar el objetivo. Durísimo para todos los corredores que salimos a participar. Así que, ha sido un triunfo haber podido llegar y cruzar la línea de la meta.

A tal efecto, la carrera arrancó a las seis de la mañana y recorrió las calles y avenidas de cuatro municipios: Baruta, Chacao, Libertador y Sucre. Salimos un gran grupo, con la intención de hacer 3h30, el grupo se mantuvo compacto hasta el km32, debo reconocer que fue una carrera difícil, un maratón complicado, donde incidió mucho la humedad y en que hubiese pocos espectadores en la calle apoyando a los corredores. Por si fuera poco, los últimos kilómetros de esta ruta fueron súper exigentes, en términos generales, no es una ruta para mejorar los tiempos.

Pasamos los primeros 10 km, marcando un tiempo de 49:34 minutos, el GRUPO se veía bastante animado y con fuerza. Rápidamente alcanzamos los 15 km al final de la Av. Victoria, enfilándonos rumbo a Los Próceres, donde estaba el km 18, los parciales fueron 1h;31:43.

Íbamos a un ritmo sabroso y sostenido, la media la pasamos en un tiempo exacto de 1h44:15, ya la media batalla estaba ganada. Luego pasamos por la Av Casanova donde nos estaba el kilómetro 25. Tomamos El Rosal hacia Las Mercedes, al llegar al final nos fuimos hacia la Río de Janeiro, justo antes de llegar a SuperCable, nos encontramos con el km30, por acá pasamos en 2h29:08. Lo interesante de la carrera es que a pesar de las constantes subidas y bajadas logramos establecer un ritmo firme de 5 minutos por kilómetro hasta el kilómetro 34 (Av. Francisco de Miranda), con un tiempo de 2h50:05

Me sentía contento porque las cosas estaban saliendo tal cual como nos lo habíamos planteado. Sin embargo, todo cambio al entrar al trayecto más fuerte de la ruta, y para colmo, entre los kilómetros 33 y 37 (desde La California Sur hasta la Plaza Altamira), acá vi mucha gente con calambres y caminando, esta parte del trayecto termina de exprimirte lo poco que te queda de energía.

Después de acá comencé a sentir como la fuerza decaía así como conatos de calambres en los brazos, por lo que me vi forzado a bajar el ritmo. Gracias a DIOS en esta avenida (Francisco de Miranda) se concentró gran cantidad de gente apoyando a los corredores, es importante destacar que los aplausos y los gritos de ustedes, nos motivan a sacar fuerza de donde no las tenemos.

Pasamos por el Parque del Este, donde estaban congregados casi todos los clubes que entrenan en el parque, fue bastante motivante, emocionante y alegre pasar por este sitio y conseguirse a esta gran cantidad de corredores apoyandote, luego llegamos a la Plaza Altamira rumbo a la Solano, para pasar por Plaza Venezuela, a tan solo un kilómetro de la tan anhelada meta.

Una vez más al llegar a la meta sentí una mezcla de alegría y satisfacción por haber terminado la prueba tan dura en 3h37:53. Gracias DIOS por tu infinita misericordia que me ha dado éxito en todas mis carreras de vida, además, porque igualmente superé limites con este maratón.

Y ya para culminar, comparto con ustedes este mensaje de reflexión, correr un 42k, te transportará a otra dimensión mientras disfrutas del ambiente, de la ciudad, de su gente y en definitiva, de un momento inolvidable en la vida. Pero, solo cuando sientas el cansancio, los dolores y los calambres durante la carrera, será cuando razones, y te convenzas que el entrenamiento realizado durante los últimos meses valió la pena, porque te permitirán superar con creces esos obstáculos, enrumbadote hacia un solo objetivo y hacia el más grande anhelo, como lo es el de cruzar la meta y recibir tu recompensa a través de tu medalla de participación.


La organización de este maratón estuvo realmente excelente, una logística impecable, suficiente hidratación y mucha seguridad. La ruta estuvo un tanto exigente, con unas cuantas subidas pronunciadas y unos cuantos falso planos.

Maratón Disney World 2013 (20th Anniversary of the Walt Disney World Marathon), mi maratón número 32

Parece mentira, pero todo indica que la VELOCIDAD con la que he participado en los últimos maratones, ha sido mayor a la acumulación de entradas que tengo pendiente por escribir y subir al blog, esto lo digo por la cantidad de reseñas atrasadas de los últimos OCHO maratones en los que he participado, en ese sentido, reconozco que en este tiempo se me ha hecho bastante difícil dedicarle tiempo al blog, sobretodo compartir los ciclos de entrenamientos, tal cual como lo venía haciendo en mis anteriores participaciones, que dicho sea me gusta y disfruto tanto.

Gracias a DIOS, ya estoy mudado en mi nueva casa, todo solucionado y en perfecto orden divino, y, por supuesto la computadora ya instalada y de nuevo activa, así que, haré todo lo posible para retomar, ponerme al día y compartir con ustedes lo que ha sido la experiencia de estos OCHO maratones en los que he participado, entre ellos, tres en el año 2013 (Walt Disney World, MaratónCAF-Caracas y Río de Janeiro), cuatro en el 2015 (Reto Goofy -Goofy's Race and a Half Challenge-, MaratónCAF-Caracas, Marine Corps Marathon y el Maratón de New York) y uno en este año 2016 MaratónCAF-Caracas.

En pocas palabras las páginas de la numero 32 a la 39, de las historias de mis maratones. Así como los respectivos entrenamientos para los maratones en que tengo pensado participar en el año 2016.

Comenzaremos con lo que fue la experiencia en mi 42k número 32, se trata de la edición 20 aniversario del Maratón Walt Disney World 2013, que se efectuó el domingo 13 de enero de 2013, la carrera se realizó a través de los cuatro parques temáticos de Walt Disney World, a partir de Epcot, subiendo por el Castillo de Disney (Magic Kingdom), Disney's Animal Kingdom Park y Disney's Hollywood Studios, además de pasar por varios de los lujosos resorts, antes de volver a Epcot para un final emocionante.

Ese año resaltaron dos grandes cambios en la ruta de esté 42K, en ese aspecto, los corredores tuvimos la gran oportunidad de correr por la pista de carreras Walt Disney World Speedway, mejor conocido como The Mickyard (acrónimo del personaje icono de Disney, Mickey Mouse, combinado con el acrónimo apodo del circuito Indianapolis Motor Speedway "Brickyard"), esté divertido circuito tiene una milla de longitud y un formato muy extraño como un tri-ovalo con diferentes curvas partiendo de un lado al otro. Sobre la pista se alineaban impresionantes coches clásicos y modernos, entre ellos dos de los personas de Cars, Rayo McQueen y Tow "Mate" Mater, la grúa oxidada amistosa e inocente.

Y, adicionalmente, corrimos por encima de una arenilla negra, alrededor del engramado del estadio de baseball del complejo deportivo de ESPN, el “ESPN Wide World of Sports Complex”, hogar de los Bravos de Atlanta en la primavera (Spring Training). Esté estadio lleva por nombre “Champion Stadium”, y, cuenta con una capacidad para 9.500 personas. Sin dudas, que fue una experiencia distinta, tan así, que la repetí en el año 2015, por el 10mo aniversario del Reto Goofy, reto que se los recomiendo ampliamente, inclusive si pueden hacer el esfuerzo es preferible participar en el Walt Disney World Dopey Challenge, donde obtendrás 6 grandes medallas.
Correr a través de la pista de carros y la arena del estadio nos proporcionó a los corredores una gran sensación de emoción, no cabe duda de que estas mejoras hicieron de este Aniversario N° 20 algo inolvidable y muy creativo, que nos hizo sentir a los corredores estar presentes en un maratón bastante memorable, que probablemente dará mucho de qué hablar durante 20 años más.

Por supuesto, participar en cualquier carrera de Disney es lo máximo, uno encuentra a lo largo de la ruta y los parques diversión, música y entretenimiento, provisto por los personajes de Disney, el personal de los diferentes parques y los espectadores, que le dan un toque mágico y divertido a todas estas carreras

La fiesta comienza con la Salud y Fitness Expo, que tiene lugar en el ESPN Wide World of Sports Complex. Allí, los participantes retiran sus kits de corredores junto a las franelas alegóricas a cada evento. La Expo también ofrece seminarios y oradores expertos y famosos, además es el sitio para comprar lo último en vestimenta y tecnología del deporte, mercancía oficial de la carrera y conocer y expertos entrenadores, entre ellos el consultor oficial de entrenamiento de RunDisney, Jeff Galloway un ex maratonista olímpico, quien ha participado en todas las ediciones del Reto Goofy. La feria es gratis y es abierta a todo el público.

El día de la carrera al llegar al corral que me correspondía, quedé justo entre los pacers que marcarían los tiempos de 3h15 y 3h25, como llegué con bastante tiempo de anticipación me permitió pensar y debatir a qué ritmo saldría en la carrera, de igual forma, me acordé de los entrenamientos correspondientes a los dos últimos fines de semana que había realizado, me refiero a los 35 km que hice en el Parque del Este, con un tiempo entre 24 y 25 minutos por cada 5km, además de las dos vueltas al Corta Fuego que hice la semana anterior en 1h:38, que me daba una proyección de 3h20, según la calculadora del Corta Fuego.

Al pensar sobre las proyecciones de esos resultados, me dije a mi mismo, pero que voy a inventar si los entrenamientos me demostraron que estoy en buenas condiciones físicas para estar cerca de 3h20, sin embargo confieso que decidí salir conservadoramente en busca de 3h25.

Además del frio, una de las desventajas de este maratón es que hay que madrugar, un tema un poco incómodo por el horario de salida y las distancias donde se hospedan la mayoría de corredores, lo que nos obliga a despertarnos MUY TEMPRANO, hablo de las 3:00 am para llegar a la salida con el tiempo prudencial, motivado al tráfico por la gran cantidad de vehículos que se movilizan hacia la partida. 
Ya que, la salida se da a las 5:30 am, con una cuenta regresiva del 10 al 1, el propio Mickey Mouse acompañado de Minnie, Goofy y Donald, se encargan de dar la partida, cortejado con un espectáculo pirotécnico sensacional, y con una bulla ensordecedora de todos los corredores, además, se siente un ambiente cargado de mucha energía, alegría y emoción, 10-9-8-7-6-5-4-3-2-1- el momento había llegado.

La carrera se inicia a las 5:30 am, prácticamente con el tiempo oscuro y con mucho frío, pero luego de iniciada la carrera se corre con un clima espectacular, aunque haya salido el sol, el clima es muy rico y fresco.

Así que, salí delante del pacer de 3h25, confieso que la primera vez que corrí Disney no me lo disfrute tanto como en esta oportunidad, quizás por el hecho de las expectativas que implicaba hacer un Reto Goofy y por los 21km que ya tenía encima del día anterior, además que la lluvia y el frio, de ese año, incomodaron bastante durante el trayecto. Asimismo, en esa oportunidad no me detuve ni una vez a fotografíame con los personajes de Disney, que te encuentras en el camino, además de Minnie, Mickey Mouse, el Pato Donald y Goofy, quienes animan a los corredores para que se detengan a tomarse fotos con ellos.

En esta oportunidad disfrute esa experiencia y hasta iba pendiente de encontrarme con los personajes de Toys Story y/o los de Cars, quienes son las figuras favoritas de mi hijo Miguelangel. A Cars logré verlo en el Speddy, sin embargo la cola era muy grande para una fotografía con él, por lo que decidí seguir mi camino, aunque en términos generales no tardas más de 10 segundos para tomarte la foto, a Woody y a Buzz Lightyear los vi en la milla 21 en Hollywood Studios.

Hubo muchos kilómetros que pase en 4’30’’, cuando cruce la media con un parcial de 1h41’, me entusiasme y me dije guao, me siento fuerte, sin contar las veces que me detuve para las fotos; llevaba una buena proyección de carrera, por lo que decidí enfocarme más en la carrera, apretar un poco más e ir tras un mejor tiempo al planteado al inicio de la carrera, logrando un segundo parcial de 1h39’.

Al final gracias a DIOS me sentí excelente hasta el final, son esos días que las cosas salen mejor que como uno se las espera, en otras palabras, el tiempo esperado en un 42k muchas veces no es lo que nosotros quisiéramos, el resultado que obtenemos en un maratón simplemente es lo que es.

En el argot de corredores llamamos "parciales" a los resultados, de tiempos, obtenidos en los diferentes segmentos, de un entrenamiento o de una carrera. Por ejemplo podemos dividir un maratón en 2 parciales de 21 kilómetros. Cuando nos referimos a PARCIALES POSITIVOS: significa que en cada parcial se fue disminuyendo la velocidad, incrementando los tiempos obtenidos en cada parcial, por ejemplo correr los primeros 5km en 24’55’’ y los segundos 5km en 26 minutos; por el contrario los PARCIALES NEGATIVOS: se refieren a que vamos de menor a mayor, es decir, corremos más rápido a medida que avanzamos en la carrera, por ejemplo correr los primeros 21 km en 1h41’ y los segundos 21km en 1h39’

La ruta te lleva por un recorrido espectacular, su mayor parte se hace por zonas arborizadas, pues solo se circula por los parques y por las vías que los unen, es una carrera muy recreativa por su ubicación y por el placer de pasar por dichos parques, que se decoran y animan con los personajes de las historias y películas de Walt Disney, sus personajes están al borde de la vía y quienes lo desean paran y se toman sus fotos con dichos personajes o con los decorados de los parques. . En términos generales la ruta es plana, más de la mitad de la ruta se desarrolla entre las vías que comunican los parques, y el ambiente es más de diversión que de competencia.
En cuanto a los parciales en la Carrera fueron los siguientes:
5 Millas –> 39:08
10 Millas –>1h:17:46
13.1 Millas –> 1h:41:52
20 Millas –> 2h31:59
Finisher 42k –> 3h:20:03

El maratón para mí es un deporte placentero y gratificante, finalmente el entrenamiento de meses atrás se vería coronado con el resultado de esta carrera, concretamente, con el maratón más feliz sobre la tierra. Tiempo que me permitiría clasificar par Boston 2014.
En cuanto a la premiación, les confieso que al ver la medalla del aniversario número 20 del “Walt Disney World Marathon” me quedé loco, que medalla tan espectacular, el diseño de la medalla de Disney es una forma circular con dos elementos giratorios. La medalla también incluye dos imágenes de Mickey Mouse que provienen de la historia de la Walt Disney World (WDW) Maratón y tiene grabada dos citas de Walt Disney en ingles, que se traduce:

"Sólo espero nunca perder de vista una cosa: que todo empezó por un ratón"
“Todos tus sueños pueden hacerse realidad si tienes el coraje de perseguirlos”
Esta medalla es un recuerdo extraordinario que celebra los 20 años de experiencias del maratón, para la gente de todo el mundo que han corrido en este evento de larga tradición. Y por supuesto mi felicidad de haber podido alcanzar mi maratón número 32 y con ganas de ir por más.

EL aprendizaje: Las cosas no siempre salen como uno las espera, a veces salen mucho mejor.