Maratón Reto Goofy (Goofy’s Race and a Half Challenge), mi maratón número 35

Si hay una medalla que nunca olvidaré será #MiMedalla35, y no porque haya hecho un excelente tiempo, ni porque haya mejorado mi marca personal (PR), simplemente porque después de 4 intentonas fallidas para correr un maratón, al fin, fue en el 5to intento cuando logré concretar mi participación en un 42k, se trata del Goofy’s Race and a Half Challenge (Disney), además, porque vi interrumpida una cadena de muchos años seguidos corriendo al menos un maratón en un año.

Y, es que lamentablemente los intentos que hice para correr durante este tiempo, a pesar de estar inscrito, en los maratones de Buenos Aires (octubre 2013), CAF-Caracas (febrero 2014), Boston (abril 2014) y New York (noviembre 2014) no se pudieron concretar.

Uno de ellos (CAF-Caracas) por las protestas que se originaron en el país desde febrero del año 2013, por la grave crisis política y social que se vivió en ese año, estos sucesos obligaron a los organizadores de la CAF posponer el evento hasta abril del 2014. Y, los otros tres porque, lamentablemente, a los venezolanos se nos ha hecho cada vez más difícil y cuesta arriba conseguir divisas y boletos para viajar al exterior, sin hablar de la forma estrepitosa como se dispararon los precios de los boletos aéreos.

A la luz de este panorama de crisis económica y escasez, resulta insólito e increíble que para los venezolanos sea más fácil conseguir, a través del sistema de lotería, un cupo para correr los maratones de New York, Londres, Boston, Chicago, Tokio y Berlín, que conseguir un boleto aéreo para viajar a esas ciudades.

Una muestra de ello es el análisis comparativo, con relación a la disminución de la participación de los venezolanos en el exterior y específicamente en ese maratón, que hace nuestro querido amigo Ernesto Linzalata, en el siguiente link: Siete venezolanos finalizaron el Maratón de Disney

Ya de regreso en mi casa y reflexionando, un poco, sobre lo que fue mi experiencia y participación en mi segundo Goofy’s Race and a Half Challenge, llegué a las siguientes conclusiones: Primero: este reto deben hacerlo, al menos una vez en su vida, todos los maratonistas, inclusive ahora que hay un reto mayor llamado Dopey Challenge, se los recomiendo ampliamente, donde los participantes deben correr 5Km el jueves, 10K el viernes, 21km (medio maratón) el sábado y 42km (maratón) el domingo, obteniendo en total 6 fabulosas medallas, que recompensan el esfuerzo realizado por correr 78 kilómetros en 4 días; por tal motivo, desde ya les confieso que seguramente estaré participando en este Challenge, DIOS mediante, en el año 2020, año en que se cumple el décimo quinto (15°) aniversario del Reto Goofy. Segundo: debo admitir que en términos generales, esta prueba satisface las expectativas de todo el que la corre, su organización, ambiente, entusiasmo, sus franelas y medallas -las mejores del mundo- hacen que los corredores vivamos momentos inolvidables. Disney sabe hacer su trabajo, entretener desde los más chicos de la casa hasta a los más grandes, Tercero: debo reconocer que ir a Orlando a competir en dos pruebas (63Kms) y regresar en tan sólo 4 días es súper exigente y agotador, ya que prácticamente no se descansa absolutamente nada.

A continuación una bitácora de lo que fueron estos cuatro días:

DIA 1: me desperté a las 2 de la am, ya que mi vuelo rumbo a Miami, salía a las 7 am y debía estar en el aeropuerto 3 horas y media antes para el chequeo, después de llegar a Miami tuve que manejar desde el aeropuerto hasta la ciudad de Orlando, llegando a la misma a las 4:00 pm, hora en la que decidí irme directo a la expo a buscar el material.

DIA 2: Me desperté a las 3:30 de la madrugada, una vez alistado me fui a Epcot, lugar donde se da la partida del medio maratón, y a diferencia de la experiencia anterior, al llegar al estacionamiento decidí quedarme dentro del carro para no desgastarme afuera con el frio. A las 5:00 am me dirigí trotandito hasta el corral A, logrando entrar al corral justo cuando se dio la partida de los discapacitados (5:35 am), cinco minutos más tarde saldríamos nosotros. La estrategia de la carrera era mantener un paso de 5 minutos por kilómetro, para conseguir un tiempo de 1h45.

Durante los primeros 3 km y en la medida que iba entrando en calor aumentaba el ritmo en la carrera, hasta sostener un paso de 5’ por kilómetros. Si hay algo que me volvió a llamar poderosamente la atención, es que la ruta de la media maratón se desarrolla prácticamente por los estacionamientos de los parques y por las vías que comunican al complejo de Disney, exceptuando la entrada al Magic Kingdom, para bordear el arbolito de navidad, pasar por debajo del castillo y salir inmediatamente del parque, de veras que considero que siendo un evento y espectáculo de Walt Disney World, deberían sacarle mayor provecho a esta ruta, realizándola dentro de los parques y permitir que los corredores de la media se disfruten con la vista las instalaciones y los espectáculo de Disney, como en el maratón.

Llegando al kilómetro 19, me percaté que si apretaba el paso un poco, podía estar cerca de 1h45 min, por lo que decidí rematar pasando esos dos últimos kilómetros en 9’, lo cual me permitió hacer un respetable tiempo de 1h45 nada malo considerando que al día siguiente nos tocaría la prueba fuerte (42k).

Este resultado me hizo sentir muy contento, ya que ese es el paso que debo sostener, durante toda la carrera, en el MaratónCAF2015, para lograr un tiempo deseado de 3 horas 30 minutos y así clasificar para el Maratón de Boston.

Al llegar a la meta recibes la medalla (Pato Donald) alegórica al medio maratón “Walt Disney World Half Marathon Medal 13.1 miles Donald Duck WDW” con tu respectiva foto; enseguida me fui al carro, para irme el hotel y así aprovechar parte de la tarde para hacer algunas compras. Es importante resaltar que la carrera se realiza, prácticamente a oscuras toda la ruta ya que el amanecer se produce prácticamente cuando llegas a la meta.

DIA 3: Otra vez a madrugar, me levanté de nuevo a las 3am, desayunando un sándwich y un poco de café, me alisté y salí inmediatamente al punto de la partida, de verdad que me sentía un poco cansado, por lo que decidí tomarme el maratón con calma y disfrutarme la carrera sin presión, de tal manera que salí a un ritmo bastante conservador, tomando el maratón como un entrenamiento largo y disfrutándome la ruta con sus personajes.

Lo importante para mí era mantener el mismo paso desde la salida hasta la llegada. En la medida que iba amaneciendo la ruta se iba desarrollando por las vías que comunican a los parques e ingresando y saliendo a cada uno de los cuatro parques temáticos, que integran el complejo de por los cuatro parques temáticos de Walt Disney World: Magic Kingdom, Epcot, Disney’s Animal Kingdom y Disney’s Hollywood Studios.

A pesar que después del amanecer, el cielo estaba despejado con un azul intenso y soleado, el frío se podía sentir más rudo que el día anterior, el clima estuvo en 3° C. Reconozco que la ruta del maratón es mucho más divertida que la de la media maratón, ya que disfrutas y recorres todas las instalaciones del complejo Disney, y en especial me gustó mucho los últimos kilómetros, ya que recorres una serie de países con muestras de su cultura, gastronomía, costumbres, etc, cada uno con representación de su arquitectura en sus respectivos edificios, como una  representación de las grandes ciudades del mundo y lo más divertido es que en cada parque te encuentras con todos los personajes de Disney, música y trompetas, alentando a los participantes de una manera única y especial.

De hecho, no es de extrañarse ver a grupos de corredores detenerse al costado de la ruta para tomarse fotos con sus personajes favoritos. Además me pude percatar que muchos corredores se suman al espíritu festivo corriendo con sus disfraces, para rendir homenaje a sus películas favoritas de Disney y a los personajes de los parques

Durante toda la carrera me sentí muy bien, gracias a DIOS pude mantener un paso entre 5 y 5:30 por kilómetro, logrando cruzar la meta con 3h39:46.

Al llegar a la meta sentí una inmensa emoción al recibir por segunda ocasión, la tan codiciada, tercera medalla (Goofy). A diferencia de la edición anterior, donde te daban un brazalete el día sábado como señal que habías participado en los 21km, el cual te permitía accesar al túnel donde te imponen la medalla del Reto Goofy, en esta ocasión los organizadores validaban tu número en un monitor con una foto, para cerciorarse que ciertamente era uno quien había hecho los 21k el día anterior.
 
De ahí me fui a tomar unas fotos en las afuera de Epcot, para luego dirigirme al hotel, irme a almorzar y regresar de nuevo al hotel para dejar todo listo, ya que debía levantarme a las 2 am para regresar a Miami por autopista, para tomar al día siguiente mi vuelo a las 7:00 am vía Caracas. De veras que fueron cuatro días intensos, agotadores y exigentes.

Una de las cosas que me pude percatar es que en este maratón el 70% de los participantes no son maratonistas, son personas en su mayoría americanos, que van a disfrutar la carrera, caminado y tomándose fotos con todos los personajes durante todo el trayecto de la carrera. Así que este no es un maratón para ir a buscar buenos tiempos, ya que hay mucho entretenimiento, diversión, espectáculos y show durante gran parte del recorrido, además que la ruta tiene muchas subidas, bastantes recodos, varios caminos angostos, sobre todo dentro de los parques.

Sin duda alguna, las medallas del Reto Goffy y en especial la de esta edición, por su décimo aniversario, son unas medallas de inigualable belleza y calidad, son un magnifico trofeo entregado, al corredor, como un reconocimiento al esfuerzo extra que representa correr 63 km en dos días.

Y es que, la medalla Goofy que reciben, sólo, los corredores que cruzan la meta del Maratón Disney, después de haber realizado la Media Maratón el día anterior, lleva implícito un mensaje, y tiene una razón de ser, más que entregar una presea y de cumplir con el protocolo usual de todos los maratones del mundo, conlleva el mensaje del premio al esfuerzo, al sacrifico y al triunfo después de haber superado límites corriendo 63 km en dos días, y la figura principal es Goofy.

Para el comité organizador existe la convicción de que quien realiza ambas carreras, (63km) es un triunfador, sin importar si llegó de primero o de último lugar. Por tal razón la codiciada tercera medalla de Goofy, sólo, les es entregada celosamente a aquellos corredores que logren hacer la Media Maratón el día sábado y la Maratón del día domingo.

A diferencia de la primera vez cuando la corrí, el control consistía en un brazalete plateado con el que corrias el, (que te entregan en la expo junto con tus dos números, dos chips y tres franelas manga largas), ese brazalete te permitía entrar por un embudo especial al llegar a la meta en la media maratón, para luego ser cambiado inmediatamente, ese día, por uno azul, el cual les permitirá a los organizadores comprobar tu participación en ambos eventos, al finalizar tu maratón el día domingo. En esta oportunidad los números venían alegóricos al evento, es decir decían Reto Goofy.

Yo en lo particular ahora recomiendo ampliamente, correr las 4 carreras, es decir, quien tenga intenciones de correr algún día el Maratón de Disney, debe prepararse y hacer el esfuerzo para correr las 4 carreras, porque una vez que estés allá, te enteres el día domingo y veas a todos los corredores del Dopey Challenge, exhibiendo orgullosamente sus seis medallas, lamentaras fuertemente no haber corrido estas carreras, creo que en algún momento todos los corredores de 42k deben decidirse a correr El Dopey Challenge, como una meta o un logro personal.

Además, este evento es una hazaña, ya que todos los que somos corredores de 42k, sabemos lo que significa correr un maratón, y sabemos que para lograrlo hay que entrenar y dedicar tiempo para poder desarrollar la capacidad física que nos permita llegar en buena forma a la meta, de la misma manera sabemos la ceremonia que realizamos, particularmente cada uno, en cuanto a la alimentación, hidratación y descanso que debemos tener el día anterior al maratón, imagínense salir a correr una maratón (42k) con 21 km en las piernas del día anterior, por tal motivo para alcanzar la hazaña de obtener las seis medallas del Dopey Challenge, se debe entrenar con disciplina, inteligencia y entrega, para evitar lesionarse o sufrir con dolores en ambas pruebas.

Los corredores, sabemos que esa capacidad se construye con esfuerzo, dedicación y en muchos casos con grandes sacrificios. Sabemos que al igual que nuestra medalla obtenida en un 42k, esa capacidad no se compra con dinero. Se construye poco a poco y se gana con esmero y entrenamientos.

Es por eso, que todos los que cruzan la meta de la Media y del Maratón de Disney, sienten una sensación y emoción indescriptible, por esa razón son grandes triunfadores y merecedores de la tan codiciada tercera medalla, así mismo, quienes hacen el Reto Goofy y el Dopey Challenge, son un ejemplo testimonio de la constancia y de la victoria.

Finalmente, la recomiendo hacer ampliamente el Dopey Challenge, de hecho para asegurar tu cupo, debes registrarte con anticipación, ya que hoy en día los cupos en los maratones internacionales se agotan rápidamente, y este maratón cada día gana más adeptos.
Acá te dejo el link, para que realices pronto tú registro. Si necesitas aclarar alguna duda, estoy a tus órdenes. Goofy’s Race and a Half Challenge (Disney)



No hay comentarios:

Publicar un comentario