La Periostitis Tibial o Síndrome de Estrés Medial de la Tibia (MTS)

La Periostitis Tibial o Síndrome de Estrés Medial de la Tibia (MTS)

La Periostitis Tibial es una afectación común y cada vez más frecuente en los corredores de 42k y de ultramaratones, también, denominada: shin splint, tibia dolorosa, tibia rugosa, síndrome de estrés medial de la tibia (MTS), periostosis tibial, fractura por estrés, etc. terminologías variadas, todas ellas al final significan lo mismo, que la tibia o tibias duelen mucho y al final te imposibilitan seguir corriendo.


En resumidas cuentas, la periostitis tibial es una lesión que se caracteriza por la inflamación del periostio y la tendinitis de los músculos que se insertan en la parte media de la tibia (usualmente el músculo tibial posterior), que es el hueso más grueso de la pierna, se presenta con un dolor en la cara anterior y en el tercio inferior de la pierna “canilla o espinilla”, pero puede extenderse más arriba, casi hasta la rodilla. El periostio (peri = alrededor, osteo = hueso) es la capa que recubre los huesos, llevando los vasos sanguíneos que los nutren, y hasta él llegan las terminaciones nerviosas (De allí que los huesos no duelan, porque no tienen nervios, duele es el periostio, y, en caso de haber fractura, el dolor se potencia por la contractura y/o el desgarre muscular), paralizando por completo al corredor.


Antes del diagnostico, el corredor de fondo siente que el dolor aumenta gradualmente con la actividad y disminuye con el reposo en la mitad de la pierna, generalmente algo más cerca del tobillo que de la rodilla. Se cree que la causa es la tracción tendinosa contra el periostio donde se inserta, inflamándose ambos. A veces puede palparse lo que llaman el “rosario perióstico”, pequeños nódulos dolorosos a lo largo de la tibia, provocados por la inflamación perióstica . La función contra resistencia del músculo afectado suele ser dolorosa, así como la palpación de su inserción en el hueso.


El diagnóstico clínico lo realizará el médico cuando le expliquemos nuestros síntomas, y en la exploración palpando la zona ya descrita, que se manifiesta como dolor vivo a la palpación, con un calor intenso y local, y tumefacción. La palpación permite descubrir un punto doloroso específico o una superficie ósea irregular y dolorosa, pero generalmente la lesión se logra confirmar mediante exámenes más complejos, como el gammagrama óseo, que es el estudio con más precisión para detectar este tipo de lesión.


Si, el tendón de Aquiles suele ser el punto más débil del corredor (aunque los que tiene sobrepeso suelen lesionarse antes de la rodilla, sobre todo como hemos visto en la cintilla iliotibal, de esta lesión hablaremos en otra entrega), la periostitis es una de las lesiones más temidas. Es la más dolorosa y también la más difícil de recuperar, entre otras cosas porque requiere algo que nunca queremos hacer los corredores, como lo es, parar y dejar de correr completamente.


En ese sentido, es lo más doloroso y complicado de esta patología, ya que los atletas somos muy reacios a dejar de correr y el riesgo que sufrimos al seguir con la actividad física, es que la lesión del periostio se agudice y con ello se ocasione, no solamente la periostitis, sino que se avance a otra etapa en la cual se pueden presentar las fracturas por estrés.


De igual forma, la periostitis tibial se produce por una excesiva vibración del periostio que recubre la tibia y con ello una inflamación del mismo, que suele ser muy dolorosa y cuando los mecanismos de compensación del cuerpo son rebasados por el esfuerzo realizado.


Asimismo, esto se debe a una serie de factores como el aumento brusco de la intensidad, el calzado inadecuado (demasiado duro o demasiado blando), el aumento de peso, correr sobre superficies duras (hay que evitar el asfalto y sobre todo el cemento), desequilibrio osteo-muscular entre la parte frontal de la pierna (tibiales y perineos) y la posterior (soleo y gemelo)), técnicas de carrera inadecuadas o “novedosas”, falta de fortalecimiento y estiramiento de los soleos, de los gemelos y de las fascias, y, por último, aumento exagerado de los kilómetros en el entrenamiento con ausencia de progresividad, todos estos a la larga son factores de riesgo.


Igualmente, la tibia es el hueso que soporta más peso del cuerpo, tiene poca protección muscular y es muy vulnerable a las lesiones por sobreesfuerzo. Las zancadas largas, las cuestas abajo, el terreno excesivamente duro, el exceso de pronación o el inicio de la temporada entrenando a ritmos demasiado fuertes y con muchos kilómetros, son las causas que pueden producir esta lesión. Si el dolor se concentra en un punto muy concreto puede producirse una fractura por estrés (evidentemente, esto sólo le pasa a la gente que insiste en el entrenamiento pese a padecer una periostitis).


De igual forma, si el corredor acudiera a un especialista (Médico calificado) al inicio de los síntomas, el asunto no evolucionaría naturalmente de tendinitis a periostitis, de allí a microfracturas y, finalmente, a una fractura por estrés, la cual es sumamente grave, pudiendo poner en riesgo hasta la vida del atleta.


Debido a que nosotros los corredores somos usualmente renuentes al reposo, el tratamiento es complejo y largo, e incluye disminución de la intensidad y tiempo del trote aunado a ejercicios de menor carga gravitacional (bicicleta, natación, Aqua Jogger, trotadora), hielo, rehabilitación, vendaje ortésico dinámico, uso de calzado adecuado, estiramientos, medicamentos, etc.

Resumiendo, la periostitis tibial es una patología compleja, fácil de diagnosticar, difícil de curar, y que depende no solo de un equipo médico calificado, sino de un paciente disciplinado con una actitud mental que le permita visualizar mejoría a largo plazo con un costo inicial alto en cuanto al desempeño. Tratar la periostitis tibial intermitentemente o maltratarla puede llevar hasta una fractura de tibia.


Para evitarlo, elige muy bien tus zapatillas: muy flexibles, estables y con buena absorción. Cuánto mayor sea tu peso, más alta debería ser la mediasuela. Olvídate totalmente de zapatillas ligeras, entrena sobre grama o tierra. Otras medidas para evitar el fantasma de la periostitis es estirar correctamente y fortalecer los músculos interiores de la pierna, caminando con la parte externa e interna de los pies, de puntillas y de talones.


¿Cómo recuperarse? De acuerdo a mi experiencia, mala noticia, apenas voy a cumplir cuatro meses sin correr y el dolor sigue presente, la solución es REPOSO ABSOLUTO, hay que parar y mejor si lo haces al primer síntoma. Cuánto antes pares, más rápida será la recuperación. Al comienzo, varias veces al día debes ponerte hielo e inmediatamente, pomada antinflamatoria (Traumeel es la más usada por los corredores), fisioterapia (ultrasonido y electricidad) y algo muy importante estirar todos los días.


Cuando reaparecer o retomar los entrenamientos? Cuando notes que ya no hay dolor, primero debes acudir, nuevamente, al traumatólogo para que te de las indicaciones, generalmente se comienza con caminatas de una hora para probar si la lesión desapareció completamente. Posteriormente se combina el trote suave con caminatas. La vuelta a los entrenamientos debe ser muy lenta y progresiva. Empieza con 20 minutos sobre grama a un ritmo suave y evitando siempre las cuestas. La vuelta requiere 2 ó 3 semanas antes de poder entrenar normal. Una vez ya recuperado, corre con plantillas de gel que te "neutralizan" gran parte del impacto, y, por supuesto, cambia el calzado.

20 comentarios:

  1. creo que tengo periostitis, siempre lo sentia pero hoy se intensifico y pare de correr. Yo uso unas reebok dmx y buscando en internet en realidad son walking shoes y no running shoes. No se si las zapatilas tengan la culpa. Siempre corri y corro en asfalto (cemento) pues no cuento con gras, ni tierra cerca a mi casa. Intentare cambiar de zapatillas y calentar el doble, que opinana?

    ResponderEliminar
  2. Me acaban de diagnosticar la temida periostitis tibial. En mi caso creo que la causa ha sido el cambio de las zapatillas de btt por unas con suela dura. Después de unas cuantas salidas algo durillas me empecé a resentir. El lunes tuve que parar el entreno de running porque no soportaba el dolor. Es muy dolorosa y creo que esto va para largo. Estoy muy preocupado por perder la gran forma en la que estaba en estos momentos. No queda otra que armarse de paciencia.

    ResponderEliminar
  3. no ce si sea periostitis tibial pero al correr se me entume debajo de la rodilla y me salen dos bolitas y no puedo seguir corriendo, no usos zapatos deportibos porfavor diganme si es periostitis tibial
    se los agradeceria mucho

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena, es la explicación sobre periostitis más completa de toda la red. Además desde el punto de vista de un corredor con lo que es más valida.

    ResponderEliminar
  5. Me diagnosticaron FE en la tibia, paré cinco meses, y estoy de vuelta a entrenar, pero de momento siento molestia otra vez, es posible que una fractura de este tipo se vuelva a repetir?

    ResponderEliminar
  6. ¿Prefieres unas plantillas de gel a que te explore un podólogo y te realice un tratamiento personalizado?

    ResponderEliminar
  7. recien llevo corriendo una semana para perder peso y me esmpezo a doler la tibia de la pierna q hago ayuda por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, estoy igual que tu, estoy super motivado con salir a correr, mido 170 y peso 74, tampoco soy obeso, pero antes de esto no corria nunca (ni jugaba futbol), solo hacía spinning eventualmente.

      Ahora bien, el dolor que tengo se relaciona con todo lo que he leído sobre Periostitis Tibial, pero nadie me lo ha diagnosticado, tampoco es un dolor que me deje parado, pero es molesto. Estoy super motivado con seguir corriendo, me mata saber que tendré que hacer reposo porque estaba agarrando el hábito.

      Por favor, cualquier sugerencia será bienvenida.

      Saludos

      Eliminar
    2. Yo estoy reciente practicando micro-futbol y tengo el mismo problema creo que es porque mi actividad laboral es un poco sedentaria y cuando juego los fines de semana me exijo mucho.

      Eliminar
  8. genial el informe me sirvió mucho tengo perisotitis hace un mes y quería saber cuanto dura ya me tranquilizo y sigo reposando gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. soy patricia de Miramar gracias

      Eliminar
  9. Genial el informe, estoy con eso y re triste.. Hace 20 d que no puedo correr, antiflamatorios, parches..si bien disminuyo no es tanto ...que espanto!!! en mi caso estoy segura que fue el cemento,,,

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Me diagnosticaron la periostitis hace 1 semana, no soy corredora soy bailarina y llevo 2 meses con esta lesión, alrededor de 1 mes con reposo, estuve 12 días con reposo absoluto pero de todas maneras el dolor sigue, ahora estoy con terapias kinesiologicas poniéndome corriente y calor. Solo espero que se me pase pronto el dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy bailarina yo también y además es mi trabajo. Te leo y estoy en la misma. Quisiera saber ya que yo comencé hace un mes con rehabilitación y voy un mes de no bailar, si ya te sentis mejor y si mejoraste. Me da pánico que esto sea para largo tiempo.

      Eliminar
    2. La verdad es que luego de esas sesiones de terapia ya no sentía dolor, sin embargo decidí no volver a bailar inmediatamente espere 1 mes más, luego regrese y todo normal nada de dolor todo perfecto, pero hace unos días con un salto me volvió la periostitis, duele demasiado! Le pregunté a la doc.la vez anterior Si esto se me quitaría con la terapia a lo que me dijo que si pero podía volver porque es una lesión que no se cura, y así tal como me dijo hoy estoy nuevamente con periostitis :(((

      Eliminar
    3. La verdad es que luego de esas sesiones de terapia ya no sentía dolor, sin embargo decidí no volver a bailar inmediatamente espere 1 mes más, luego regrese y todo normal nada de dolor todo perfecto, pero hace unos días con un salto me volvió la periostitis, duele demasiado! Le pregunté a la doc.la vez anterior Si esto se me quitaría con la terapia a lo que me dijo que si pero podía volver porque es una lesión que no se cura, y así tal como me dijo hoy estoy nuevamente con periostitis :(((

      Eliminar
  13. Me diagnosticaron la periostitis hace 1 semana, no soy corredora soy bailarina y llevo 2 meses con esta lesión, alrededor de 1 mes con reposo, estuve 12 días con reposo absoluto pero de todas maneras el dolor sigue, ahora estoy con terapias kinesiologicas poniéndome corriente y calor. Solo espero que se me pase pronto el dolor.

    ResponderEliminar
  14. Al menos podré hacer otros ejercicios como pesas y remo no

    ResponderEliminar